Una vez destapemos la olla, comprobamos que la patata está en su punto, la pinchamos con la punta de un cuchillo y comprobamos que está blandida.

Ya tenemos la cebolla doradita.

Vertemos el contenido de la sartén en la olla.