INGREDIENTES:


Una morcilla fresca.
Una cebolla mediana
Un buen vaso de vino
 
 
Volver al menú

Morcilla Mondonga   

Picamos la cebolla menuda y la ponemos a freír con un fondo de aceite, a fuego medio. No le pongas mucho aceite
Cuando la cebolla pierda el orgullo, esté hecha, esté transparente, no quemada, ponemos la morcilla entera.
Movemos y le amos la vuelta para que se valla haciendo.


Sacamos y cortamos en trozos de unos cuatro centímetros.


 Volvemos a poner la morcilla en la sartén. Si corto la morcilla en la sartén la puedo estropear. Está claro.
 Rehogamos bien con la cebolla y le añadimos un buen vaso de vino tinto.

 Dejamos reducir a fuego lento. Puedes taparla y darle vueltas.



Cervecita, vino y a picar.



Ésta receta si que es fácil. Si no te atreves con ella no te mereces tomarte una cerveza y una tapita de lujo con tus amigos/as.