Con la ayuda de una chuchara vamos poniendo sobre el queso rallado un poco de mantequilla y luego un poco de orégano.