Pelarlo o cepillarlos y luego lavarlos, es fundamental. Suelen tener tierra y lombrices no somos.
Le ponemos limón y dicen que no se oscurecen.