Así, con las fotos más grandes, sobran las explicaciones.

Ponemos los champiñones sobre una bandeja.
En el fondo de cada uno, ponemos un trozo de loncha de queso.
Llenamos el champiñón con queso rallado, que no sea de fundir.